Cuidado de la piel del adulto mayor

Con el paso de los años, la piel como todos los órganos del cuerpo también se envejece. Con el tiempo la piel se hace más delgada, pierde colágeno, grasa y aparecen las arrugas y se vuelve mas frágil, seca, delicada y menos elástica. Con el pasar de los años, también aparecen manchas en la piel y por ser mas delicada, se debe tener mas cuidado ya que es fácil detectar la presencia de moretones y golpes.
Cuidar la piel del paciente, mantener la piel hidratada y estar atentos a cualquier cambio es una de las tareas diarias del servicio de enfermería.
Estas son algunas recomendaciones para el cuidado de la piel del adulto mayor.

  • Realizar un aseo adecuado de la piel y mantenerla seca, utilizando toallas suaves.
  • Mantener la piel hidratada, para lo cual se sugiere beber muchos líquidos y utilizar cremas adecuadas para el tipo de piel y edad del paciente.
  • Durante el baño se recomienda usar jabones suaves y agua en una temperatura templada y que los baños no se realicen por periodos muy largos.
  • Revisar frecuentemente la piel, revisando que no se presenten manchas, lunares nuevos, hematomas, zonas de presión etc.
  • Mantener una dieta adecuada, rica en frutas, vegetales, proteínas y vitaminas.
  • Estimular la circulación por medio de caminatas y masajes.
  • Si el paciente utiliza pañal, hace cambios frecuentes y utilizar cremas protectoras.
  • Si el paciente se encuentra postrado en cama, se deben realizar cambios de posición frecuentes y mantener la cama con las sabanas sin arrugas.

Hay que tener siempre presente que la piel del adulto mayor es muy delicada y que su cuidado es fundamental.